salud-emoc

Un apoyo a tu duelo

En este artículo quiero compartirles lo que en Salvati hemos investigado para apoyar a las personas que han perdido a un ser querido. Sabiendo que el diagnóstico de cáncer no es igual a diagnóstico de muerte, las personas enfrentamos muchas veces la pérdida de un familiar o amigo.

Porque cuando una persona amada ha fallecido las personas suelen mirar, oler, escuchar y sentir a esa persona durante un tiempo, sin explicar el porqué.

Los dolientes reciben el consuelo en la gente pero al parecer, sus consejos no son de ayuda. Por ello “se requiere tomar las cosas con paciencia y comprensión”.

Los investigadores de la Universidad Miguel Hernández de Alicante España (*), nos han compartido un material invaluable que contiene algunas tareas que puedes realizar para vivir la perdida de una persona querida.

Ellos afirman que:

“Veras imposible vivir sin el dolor de la pérdida, date tiempo para recuperarte, cada persona tenemos nuestro propio proceso. Comparte el dolor de la perdida con tus hijos y los buenos momentos de tu vida a su lado”

Ya en Salvati, durante el presente año, acompañamos a las y los pacientes con diagnóstico de cáncer que deseaban reunir a su familia para compartir el tema de su enfermedad oncológica. La opinión de estos pacientes después de la reunión fue: “ Esta es una oportunidad de desahogar mi preocupación” ya que existía el temor de ¿cómo lo tomarían sus hijos, esposa o esposo?. Estas reuniones de pareja o familiares, permiten al paciente valorar el gran amor que puede recibir de su familia sin dramatismos, sin rodeos, con la verdad que expresan con lágrimas y con abrazos y de ese modo se amplían los lazos de comunicación, en esa familia.

Uno de los principales asuntos que complican el duelo, es el stress, ya que varias semanas o meses después de la pérdida, los amigos y familiares empiezan a volver a su rutina normal, ya no telefonean ni visitan a la familia doliente, e innumerables tareas se adquieren diariamente, sin contar el afrontamiento económico que la pérdida del familiar produce.

Debido a que esta es una situación donde el doliente está vulnerable, es importante que no tome decisiones importantes, por ejemplo, cambiar de domicilio, de trabajo, de escuela para los hijos.

Uno de los consejeros espirituales, sabedor de los movimientos del corazón señala que: “En tiempo de desolación no debes hacer mudanza (tomar decisiones de vida)” I. de Loyola. E.E.

A veces es necesario, contactar con una persona especializada en Tanatología para explicar al doliente lo que vive. Es un proceso con cambios inesperados del estado de ánimo, enojo, rebeldía, tristeza y aceptación. Mientras se atraviesa por este proceso es necesario tomar un tiempo de espera.

Todos los hijos, especialmente los niños valoran mucho poder hablar lo que sienten al ver en los funerales a “todos vestidos de negro”, con pañuelos en sus mejillas, despedidas, pésames, Y claro está, al ser querido acostado dentro de una caja reposando sin hablar. La muerte para los pequeños es un concepto abstracto, pero basta hablarles de que estos son rituales donde los amigos y familiares se reúnen y que es una costumbre para que la foto o el cuerpo recostado del padre o la madre sean recordados.

Un pequeño compartía ese momento comentando que no sabía que pasaba, ver a tanta gente desconocida, flores y velas, “él solo sabía que tenía hambre y no sabía a qué horas comería.”

Un joven sentía que su madre se había ido al hospital, sin decirle adiós” Como si la madre se hubiera olvidado comentarle que no volvería más.

Otra madre comentaba que su hijo estaba tan molesto ese día, que pensaba que él era culpable de la muerte de su padre porque se había portado mal.”

Algunas sugerencias y tareas que se pueden poner en práctica son a sugerencia del equipo de Psicología (*):

  • Escribe cuál es el problema que te inquieta para poder crear la solución.
  • Qué aspectos positivos valorar y qué aspectos negativos pudieran surgir a partir de ese problema.
  • Si te encuentras con que no puedes olvidarla (lo), pero te duele recordarla (lo), existe la sensación de que el ser amado es irremplazable.
  • El proceso de duelo es un proceso doloroso de modo que, date tiempo para superarlo.
  • Los sentimientos son normales.
  • No tengas miedo a las dificultades, sino que, confía en la gente que te quiere y diles lo que necesitas en cada momento.
  • No tengas prisa en establecer nuevas relaciones porque el tiempo te irá danto los puntos a cada paso que estés dando.

“El paso que estás dando es un paso recorrido” (*)

foot-emocional 

Bibliografía sugerida: * Ma. José Quilles Sebastián, Miguel Bernabé Castaño, Cristina Escalpes García, Maite Martin- Aragón Gelabert y Yolanda Quilles Marcos. ”APOYO AL DUELO”, Equipo de investigación, Formación e Investigación en Psicología de Emergencias y Catástrofes. Universidad Miguel Hernández, Alicante, España.

 

Por Psicóloga: Leonor E. Estudillo San Vicente.

Coordinadora del Programa de Salud Emocional en Salvati AC