salud-emoc

Me diagnosticaron cáncer de mama; ¿Podré trabajar?

La mujer mexicana tiene una imagen de sí misma tan animosa, que se las ingenia para funcionar como multiusos. Pero, cuando la enfermedad la toca, lo que la intranquiliza es: ¿Quién va a cuidar de mi familia? ¿Cómo le hago con mi trabajo?
Porque: ¡No hay permiso para enfermarse!

Después de escuchar el diagnóstico de cáncer, esta increíble mujer no piensa en sí, sino calcula ¿cuánto va a costar el tratamiento o de dónde va sacar el pago? ¿Cómo le va a hacer con sus deberes de tal modo que su ausencia no se note?

Lo primero que viene a la mente es la propia muerte. En ese instante pasa la película de su vida con la imagen de la familia en el funeral. Eso es comprensible. Debido a que la mayor parte de las personas planeamos la vida como si el cuerpo y mente fueran a permanecer intactas, como si fuéramos a vivir para siempre. El sabernos frágiles, nos pone los pies en la tierra.

A continuación les proporcionamos una lista de preguntas frecuentes y posibles herramientas para solucionarlas:

Tema 1: LA CASA: ¿quién va a preparar la comida, a limpiar, a acomodar?

Solución: Los miembros mayores de la familia se organizarán para distribuirse las tareas de la casa o conseguirán ayuda. Dale a tu familia la oportunidad de brindarte ayuda, unirse entre ellos, educarse y fortalecerte. Aunque sus métodos son distintos a los tuyos, descubrirás sus capacidades. Explica a tus familiares lo que necesitas mas no esperes que adivinen.

Tema 2: EL TRABAJO, LA OFICINA: Te dices a ti misma: “No quiero y no puedo perder mi trabajo” ¿Cómo puedo continuar mis pendientes?

Solución: Habla con tu jefe, explícale tu situación, programa tus citas Puedes hablar con tus colegas para formar un equipo y así poder delegar tus pendientes. Pregunta al oncólogo los cuidados que tendrás que tener en la oficina o en tu trabajo para que puedas organizarte. El médico te recomendará el tipo de actividad que puedas realizar a medida que avance el tratamiento.

Tema 3.Cuando visualizas la cara de TU FAMILIA, piensas: ¿Cómo los va a impactar esta noticia?

Solución: Habla siempre sencillamente con la verdad. Si crees que estás muy sensible para hacerlo, puedes auxiliarte de una Psicóloga o del mismo médico para comunicarle a tu familia este cambio y ayudará informándolos y organizándolos.

Tema 4. A LOS MIEMBROS MAS VULNERABLES DE LA FAMILIA, sean niños o adultos mayores ¿Quién los va a acompañar a sus actividades?:

Solución: Trata de mantener su rutina, bríndales tu cariño, auxíliate de otros familiares o vecinos para atenderlos, coméntales tus cambios, asegúrales que estás en manos de buenos médicos.

Tema 5. Preguntas si ¿va a doler?

Solución: Ya que el DIAGNÓSTICO es una plataforma sobre la cual te van a brindar los tratamientos médicos apropiados en base al tipo y estadio de cáncer que padeces. No te adelantes, a menudo lo que escuchamos de otras personas con tratamiento para cáncer que pueden predisponerte en forma negativa, anticipando una catástrofe que te desgastaría anímicamente.Pide ayuda emocional a una psicóloga que te ayudará a externar tus temores, pensamientos catastróficos o tus emociones. No tienes que aguantarte, exprésalas para que aprendas a recanalizar tus energías y mantener tu mente positiva.

Disponte a “soltar el control” de los asuntos que siempre prevés y solucionas.

Tema 6. ¿QUE HACER CON TU NUEVA ETAPA DE LA VIDA?

El equipo doctores, fisioterapeutas y enfermeras está dispuesto para proporcionarte esperanza de vida. En su minuciosa labor, tu salud es importante. Cada paso en el tratamiento te situará en nuevos cambios, horarios y tiempos en que será aplicado, así que podrás reorganizarte.

Solución: ¡Confía! Recuerda tus sueños por cumplir y prepárate para alcanzar tus metas.

Paciencia ante lo desconocido, y humildad frente a los nuevos retos. Tu autosuficiencia del pasado donde sabías controlar hasta los imprevistos, se disminuye porque aprendes a que puedes controlar tus pensamientos sobre la enfermedad, día a día.

Tema número 7. ¿QUE SIGUE?

Solución: En algunos casos el oncólogo te recomendará alguna hormonoterapia o pastilla de los cinco años, que es un tratamiento por vía oral. Recuerda que prosigue tu tratamiento, con ejercicios y cuidados de tu brazo recomendados por la fisioterapeuta para evitar el linfedema, conserva una buena dieta y acude a las revisiones periódicas y laboratorios recomendadas por tu oncólogo. El médico revisará tus capacidades y limitaciones y te recomendará qué hacer de acuerdo con tu recuperación y el nivel de actividad de tu trabajo.

El tratamiento es proceso continuo de experiencias tanto físicas como emocionales en tu vida, ha conmovido profundamente tu ser. Ese ser que habías olvidado entre montañas de trabajo. Si te preguntas ahora “¿para qué me dio cáncer?” (*)

Hay muchas respuestas que aportan las pacientes es: ”un maestro”, un “alto en el camino”, un “aprendizaje que te enseña que sólo se vive una vez” “es el momento de responder a lo más grato que te da la vida”. “La oportunidad para afrontar el amor del día a día”.

En los acontecimientos de tu vida, ha habido encuentros y desencuentros, amores y desamores, desilusiones, situaciones difíciles de diversa intensidad. De todos ellos has salido bien librada. Ahora estas viva, y rejuvenecida porque “Sabes para qué vivir: alguien a quien amar, alguien a quien Agradecer, una tarea que terminar, algo sublime que contemplar” (**)

Te recomiendo que leas:

(**)Frankl, Víctor. “En busca del significado de la Vida”. Editorial Herder, 1991.

(*)Quintero José Luis. “Ritmo y Rumbo, tu guía personal para encontrar el significado y el propósito de tu vida”. Ediciones Rosa María Porrúa, 2008. México, D.F.

foot-emocional

Por Psicóloga: Leonor E. Estudillo San Vicente.

Coordinadora del Programa de Salud Emocional en Salvati AC